El Hombre Natural y el Hombre Espiritual

14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. 16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo. 1 Corintios 2.14–16 RVR60

Seis sabios y un elefante

Hay asuntos que se van iluminando en el transcurso de nuestra vida y crecimiento espiritual. Hace poco, corregía en amor a alguien que comentaba sobre los errores que había creido en el pasado, pero que ahora estaban siendo traídos a una “nueva verdad”. Le dije que no había error en lo que le habían enseñado, sino que había escases de iluminación, por lo que la percepción del todo no estaba clara y estaba fundamentada en una revelación limitada.

Esto me recordó una historia que hacia tiempo había leído y que relata de la siguiente manera:  Continue reading “El Hombre Natural y el Hombre Espiritual”