De la Experiencia a la Transformación – Parte 1

Hay personas que pretenden vivir solo de experiencias y emociones para caminar con su Nueva vida en Cristo. Si bien es cierto que hay experiencias que marcan nuestras vidas, estas no necesariamente transforman nuestro entendimiento.

Romanos 12.2 (NTV) dice :  “No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar.” Algo que debe suceder en la vida de un creyente es que las experiencias, situaciones y emociones que enfrentamos nos lleven a un cambio de mentalidad. Si una experiencia espiritual no transforma tu manera de pensar, no vas a ser capaz de trascender en la vida de Cristo. La Nueva vida no es para tener solo emociones bonitas, sino para llegar a manifestar la Vida de Cristo en nosotros. No podemos conformarnos solo a buscar el “fuego”, las lenguas, las profecías, etc. si éstas experiencias no transforman nuestro carácter y nod lleven a la medida de Cristo. ¿De que me sirve danzar todo un culto, profetizar,  sacar demonios, sanar, ver la “manifestación de Dios”, si cuando lleguas a tu casa sigues maltratando a tu esposa e hijos, si aún sigues siendo orgulloso, si aun no has perdonado al que te hirió o si aun sigues viviendo una doble vida?

Si una experiencia espiritual no transforma tu manera de pensar, no vas a ser capaz de trascender en la vida de Cristo.

Uno de los problemas de muchas congregaciones hoy en día, es que están acostumbradas  a mantener cautiva a una audiencia a través de tocar sus sentidos. Esto lo que ha desarrollado son creyentes adictos que no pueden sobrevivir sin que en cada culto le den una dosis de “emocionalismo religioso”.  Van al servicio con la expectativa de “sentir algo”. El culto,  se evalúa de acuerdo a cuánto  sentí a Dios y cuantas veces el predicador me hizo levamtarme emocionado  del asiento.  Por eso, hoy en día la gente quieren escuchar mensajes de promoción,  de cuánto me atacan mis enemigos(esto da cierta sensación de importancia al que está escuchando), de triunfos, de glorias, temas que alimentan la autoestima pero que reducen el Evangelio a una charla motivacional.

Las Emociones y la fe

Aunque no podemos negar que Dios nos hizo con emociones, no debemos depender de ellas para caminar en el propósito Eterno de Dios. La emociones son variables, de ahí que haya tanto “creyente” que  su comportamiento son como las olas del mar y que sus vidas como cristiano sean de doble ánimo. Estos son aquellos que si sienten van a la “iglesia”, si sienten adoran, si sienten oran, si sienten ofrendan. Pero si esa semana no lo sienten hacer, simplemente no lo hacen.

Como creyentes tenemos que entender que lo que nos va a hacer caminar en fe es que nuestro entendimiento haya sido renovado y no que haya sido levemente emocionado. La duda es una emoción pero la fe es convicción. Cuando dudamos, usamos nuestros sentidos, pero cuando cuando tenemos fe usamos nuestro entendimiento.

La duda es una emoción pero la fe es convicción.

Hay personas que piensan que tener fe es repetir un versículo o una frase muchas veces. Y es todo lo contrario, hacerlo es dudar. Por que si tienes que repetirte a ti mismo muchas veces:  “Jehová es mi pastor, nada me faltará”, no estas ejerciendo fe sino intentando convencerte. Pero cuando tu mente ha sido transformada, solo necesitas caminar sabiendo y conociendo que “Jehová es tu pastor y nada te faltará”

La fe es la convicción de lo que ya tengo en Cristo. Es una seguridad, una certeza de que algo es seguro. Si comienzas a entender lo que ya se te ha dado, no vas a depender de tus emociones para caminar con fe, al contrario será el conocimiento de tu realidad presente en Cristo lo que te impulsará a cumplir tu asignación y sobretodo a disfrutar el viaje del crecimiento de la Vida de Cristo en ti. Las emociones no siempre produce cambio de mente, pero el conocimiento de  lo que eres en Cristo siempre te emocionará.

Las emociones no siempre produce cambio de mente, pero el conocimiento de  lo que eres en Cristo siempre te emocionará.

En la segunda parte  de este artículo te hablaré de como dejar de caminar por las emociones y comenzar a caminar por convicción basada en el conocimiento de la Verdad Presente.

Déjanos tu pregunta o comentario.

Bendiciones!

 

Subscribe
Notificame de
guest
5 Comments
Antiguos
Recientes Mas votados
Inline Feedbacks
View all comments
Brenda Medina
Brenda Medina
4 Años ago

Amén!! Poderoso! Que su Gracia nos trasfome y nos lleve a un cambio de mentalidad para recibir y disfrutar la vida en Cristo. Bendiciones!!

JOHANNA TORRES
JOHANNA TORRES
4 Años ago

Tremendo gracias

Mariely
Mariely
4 Años ago

Poderoso!!!!El cambio de mente”metanoya” producirá q tu vida en todos los aspectos tenga cambios.