De Vuelta al Propósito

“Dar casi en el centro no es obtener la mayor puntuación”

Pastor Alex Strubbe

(Dios) 9 quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos. 2 Ti 1.9 RV60

Uno de los temas principales y a su vez de mayor controversia en las predicaciones hoy en día es el propósito de Dios en la vida del creyente. Todos de alguna manera u otra quieren explicar cuál es el propósito de Dios.

Para comenzar debemos definir lo que es un propósito. Según el diccionario, es el Objetivo que se pretende alcanzar o la razón de ser por lo que sucede una cosa.

Por mucho tiempo nos han dicho que nuestro propósito es traer gente a Cristo, predicar el Evangelio, ayudar a la gente, visitar las cárceles y los nfermos, congregarse, diezmar, etc, etc. Todo esto es bueno, pero no son el propósito Eterno de Dios

La realidad es que el propósito principal de Dios no es ni tan siquiera tu salvación o que tengas un gran ministerio. Su propósito no es que seas el músico de la iglesia, ni el profeta, ni el pastor, ni el evangelista, apóstol o misionero, no es que abrieras una célula o que fueras a las naciones, ni que fueses sano y viva feliz, Su propósito no es hacerte millonario, ni poner a tus enemigos debajo de tus pies, ni tomar venganza de todo el mal que te han hecho. Incluso Su propósito no es que te salga todo bien, ni prosperes en todo lo que hagas, es más, el objetivo de Dios que se pretende alcanzar no tiene que ver contigo, sino con El mismo.

“El propósito de Dios no tiene que ver con lo pasajero de la vida sino con lo eterno del cielo.”

El propósito de Dios no tiene que ver con lo pasajero de la vida sino con lo eterno del cielo. No tiene que ver con lo que se ve sino con lo que no se ve. No tiene que ver con lo carnal sino con lo espiritual.

Lamentablemente, hoy en día la mayor parte de las predicaciones, canciones, libros, cd’s, giran en torno al potencial que tienes, a cuán lejos puedas llegar, Te dicen: “no importa las consecuencias ni a quien tengas que llevarte por el medio, Dios te va a entregar lo que te prometió.” Le aplaudimos, decimos aleluya, sin comprender que eso no es parte del plan ni del propósito de Dios”

Todas estas temáticas tienen cierta relación con el propósito, pero no son el propósito principal de Dios. Recuerda, dar casi en el centro no es obtener la mayor puntuación. 

Para entender cuál es nuestro propósito quiero llevarte a 3 puntos importantes.

FUIMOS SALVOS Y LLAMADOS CON UN PROPÓSITO

2 Ti 1.9 RV60

(Dios) 9quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.

Fuimos salvos y llamados no por lo que hacíamos, sino según el propósito de Dios. Muchas veces predicamos que Dios nos salvó a causa de nuestro pecado.

“La realidad es que Dios no nos llamó y nos salvó a causa de nuestro pecado, sino a causa de Su propósito.”

La realidad es que Dios no nos llamó y nos salvó a causa de nuestro pecado, sino a causa de Su propósito. Por eso, Su propósito siempre va a ser más fuerte que tu pecado. No importa cuánto trates de huir, de correr, no es su ira la que te va a alcanzar sino Su propósito. Tu pecado y tus faltas no van a impedir que EL cumpla Su propósito que había reservado desde la eternidad. No olvides, era imposible que Dios llamara o te salvara por lo que hacías o dejabas de hacer, Él te salvó y derramó Su gracia sobre ti a causa de Su propósito.

EL PROPÓSITO NO ES MIO, ES DE ÉL, ASÍ QUE NOSOTROS NO TENEMOS EN NOSOTROS MISMOS UN PROPÓSITO, SINO QUE SOMOS PARTICIPES DE SU PROPÓSITO.

No es mi razón de ser la que es importante sino la razón por la cual me creó. Si Nos preguntaran: ¿Cuál es nuestro propósito? Debemos contestar: “no tengo un propósito en mí mismo, sino que formo parte de un propósito más grande, soy parte del propósito de Dios.”

Como no son tus objetivos sino el plan eterno de Dios: Comienzas en entender que ningún humano puede determinar Su propósito, ni manipular Su propósito. Entonces comprendes, que no es algo que se hereda de algún líder, ni por vía sanguínea ni por ADN, no es algo que recibes por posición social o por condición económica, ni política, no es algo que se lo puedas robar a alguien, no es algo que el hombre o concilio te pueda dar sino, que es algo que nació en la misma eternidad, antes de la fundación del mundo, es algo que Dios mismo planificó.

EL PROPÓSITO DE DIOS SOBRE TU VIDA ES ANTES QUE TU PECADO:

Dios no pide tu consentimiento para planificar. La idea que muchas veces se nos ha enseñado, es que tenemos la potestad de permitirle a Dios que cumpla su propósito o no. Esta realidad no es Bíblica, ya que quien planificó todo en la ETERNIDAD fue el mismo Dios, y ni tu ni yo estábamos allí para darle consejo. Estabas muerto en pecados y delitos (Los muertos no deciden)

“Dios no pide tu consentimiento para planificar”

Dios te tuvo que dar la vida y para que pudieras decidir, puso en ti la fe para que creas, recuerda, El es quien pone en ti el querer como el hacer. En otras palabras, no tuviste que nada que ver con la decisión de participar del propósito eterno de Dios, Él puso todo en ti.

Ef 1.3–5 4 Incluso antes de haber hecho el mundo (en otras palabras, cuando aún no había pecado), Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos. (Antes de nosotros necesitar salvación, ya nos había elegido. O sea, Él nos amó antes de nosotros pecar y fallar, pero como Su amor es Eterno y perfecto, Aun cuando yo estaba en mis delitos y pecados, el me seguía amando. Él nunca me ha dejado de amar, el te diseño para caminar en Su propósito Eterno) 5 Dios decidió de antemano adoptarnos como miembros de su familia al acercarnos a sí mismo por medio de Jesucristo. Eso es precisamente lo que él quería hacer, y le dio gran gusto hacerlo (A Dios le dio gusto acercarte a Él y por eso revelo su plan desde la eternidad)

Tenemos que aprender que el propósito de Dios no surgió en Génesis sino en la eternidad. Dios tiene un plan eterno que está llevando a cabo y tú eres parte de ese plan. Entonces, si eres parte de ese gran plan, debes dejar de quejarte por aquellas cosas que se han levantado, estas cosas tales como tormentas, murmuración, etc. simplemente están haciendo que el Plan Eterno de Dios sea manifestado en ti y a través de ti.

Aunque no lo entiendas, son necesarias, porque de las pruebas, de la tribulación, de la persecución, vas a salir no en victoria, porque ya eres victorioso, sino que vas a salir manifestando el propósito para lo que fuiste creado. Tu carácter que está siendo formado, también está siendo probado.

Entonces, ¿Cuál es el propósito de Dios?

Pablo habla del “misterioso plan acerca de Cristo”:

Ef 1.9 “Ahora Dios nos ha dado a conocer su misterioso plan acerca de Cristo, un plan ideado para cumplir el buen propósito de Dios.”

En otras palabras, Pablo está diciendo que el buen propósito de Dios tiene que ver con el misterioso plan acerca de Cristo. Entonces, debemos comenzar a entender que hay no dice que el propósito es uno ministerial sino uno existencial. Desde la eternidad Dios tuvo un plan que iba a cumplir Su buen propósito y esté plan es acerca de Cristo. ¿Cuál era esa plan?

Ef. 1.10  “Y el plan es el siguiente: a su debido tiempo, Dios reunirá todas las cosas y las pondrá bajo la autoridad de Cristo, todas las cosas que están en el cielo y también las que están en la tierra.”

“Si Cristo no es tu autoridad, estas fuera del propósito de Dios.”

Su plan es reunir TODAS las cosas y ponerlas bajo la autoridad de Cristo. Por eso, tu no aceptas solo a un Salvador, sino que reconoces a un Señor, a una autoridad. Si Cristo no es tu autoridad, estas fuera del propósito de Dios. La salvación te da entrada a este plan, Dios te quiere reunir En Cristo, que estés bajo Su autoridad. Es Dios haciéndote parte de algo a lo que no perteneces, Es cubriéndote con Cristo…

Col 1.27b …Y el secreto es: Cristo vive en ustedes. Eso les da la seguridad de que participarán de su gloria.

Dios te hace partícipe de Su propósito cuando Su hijo comienza a morar en ti. Nunca podrás cumplir Su propósito hasta que no comprendas que es Cristo en ti el verdadero propósito. Él quiere vivir su través de ti. Tu parte en el propósito es permitir que la imagen de Cristo sea formada en ti.

Gracia y Paz

Preguntas a [email protected]

Pastor Alex Strubbe

Subscribe
Notificame de
guest
1 Comment
Antiguos
Recientes Mas votados
Inline Feedbacks
View all comments
Stevens
Stevens
4 Años ago

Poderoso Pastor, nos han dicho que las pruebas forman nuestro caracter, pero no es asi, en realidad manifiestamos y expresamos lo que somos en Cristo.