Edificados en el Fundamento – Parte 2

Introducción

En el primer artículo de esta serie establecimos la diferencia entre fundamento y edificación. Hablamos de que no tenemos problema con el fundamento, que es Cristo, sino con lo que edificamos sobre el fundamento. Y esto es importante porque, se supone que el material con el que se edifique debe ser de la misma naturaleza que el fundamento. En otras palabras, el resultado de lo edificado debe ser semejante a su fundamento, que es Cristo. (1 Co 3.10–11)

“El resultado de lo edificado debe ser semejante a su fundamento, que es Cristo”

Esta realidad no se está dando en muchas congregaciones hoy en día. Hoy, lo que se está edificando muchas veces es contrario a Cristo. Vemos a Cristo y los Apóstoles haciendo un evangelio colectivo y comunitario. Hoy en día se enseña un evangelio personal y segregado.

El individualismo no es edificación

El individualismo se ha apoderado del mensaje “evangélico” en la plataforma. El contenido de éste, se basa más en el éxito individual que en la manifestación colectiva del Cuerpo. En una ocasión, escuché a un pastor decirle a la congregación: Dile al que está a tu lado: “muévete del medio que este es mi tiempo”. Mensajes como éste han segregado el Cuerpo de Cristo creando una Cultura de Competencia, en lugar de una cultura de Colaboración. Esto no se parece en nada a Cristo.

“Un evangelio centrado en el hombre, no es el Evangelio”  Pastor Alex Strubbe

Un evangelio centrado en el hombre, no es el Evangelio. La palabra le llama el Evangelio de Cristo, no el evangelio del Hombre. Predicaciones en las cuales se hablé de lo que el hombre pueda lograr más de lo que Cristo logró en la cruz deben ser re-evaluados. Si el mensaje te lleva ser “mejor guerrero”, “mejor conquistador”, “a necesitar un Judas para tu mejor temporada”, “pasarle por encima al enemigo”, “pisotear al diablo”, “a creer que eres más especial, más ungido o el que tiene más dones”, si el mensaje te motiva a creer que el “mundo necesita tu ministerio” tal vez has estado siendo edificado incorrectamente.

Pero si el mensaje se enfoca en que Cristo derrotó al enemigo, que El conquistó lo que tú nunca podrías conquistar, que Él es tu mejor temporada, que ya EL le pasó por encima, desarmó y humilló al diablo, que todo lo que opera en ti es por Gracia, que el mundo no necesita tu ministerio, lo que necesita es a Cristo. Entonces, estás siendo edificado en Cristo y no el Hombre. 

SOMOS PIEDRAS VIVAS

La importancia de ser edificados en Cristo, radica en que es Dios quien utiliza esta edificación para el habitar y manifestarse. Me explico, lo que se está construyendo sobre el fundamento no es un individuo sino una morada. Muchas veces pensamos que Dios está trabajando con el Ser Humano para el beneficio del mismo Ser Humano, la realidad es que Dios está trabajando para beneficio de Su hijo y el Plan Eterno que preparó desde antes de la fundación del Mundo.

20 Juntos constituimos su casa, la cual está edificada sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas. Y la piedra principal es Cristo Jesús mismo. 21 Estamos cuidadosamente unidos en él y vamos formando un templo santo para el Señor. 22 Por medio de él, ustedes, los gentiles, también llegan a formar parte de esa morada donde Dios vive mediante su Espíritu. Ef 2.20–22 NTV

 

Si leemos Efesios 2.20, vemos que Pablo habla de que JUNTOS constituimos su casa. En otras palabras, no es un asunto individualista sino colectivo. Dios no ve individuos en formación, el ve Su Casa en construcción. Por eso, la Palabra habla de Piedras Vivas. “Y ustedes son las piedras vivas con las cuales Dios edifica su templo espiritual” 1 P 2.5 NTV

“Dios no ve individuos en formación, el ve Su Casa en construcción.”

Dios construye un templo espiritual con Piedras Vivas, Pedro nos identifica a nosotros como esas Piedras usadas para edificar. Una piedra por sí sola no es una estructura, pero muchas piedras juntas y bien colocadas pueden formar una gran edificación. Pedro dice “USTEDES” en lugar de TU, él no dice: “tu eres una Piedra Viva”, sino Ustedes. Esto me habla de comunidad y colectividad.

El concepto de edificar una casa espiritual era la unión de las piedras vivas. Donde estas Piedras vivas se reunieran, allí estaba la Iglesia. Por mucho tiempo, se ha tergiversado lo que es la Iglesia. Se le ha llamado Iglesia a la estructura o edificio donde se reúnen a adorar. Esto, lo que ha creado es que creamos que la Iglesia es un espacio, un local, un lugar y no algo orgánico. Por eso, las personas se acostumbraron a IR a la iglesia en lugar de SER iglesia. La primera se visita, la segunda se manifiesta.

Esto ha creado “cristianos duales”,  en la estructura tienen un estilo de vida pero en la casa tienen otro estilo de vida. Visitan mucho la “iglesia” pero la manifiestan muy poco. Cristo vino a edificar la Iglesia, a levantar no una estructura sino un cuerpo. Una Iglesia. Si tu fundamento es Cristo te has convertido en Iglesia. No llamemos más a ese espacio Iglesia. Aprende que tú eres la Iglesia, tu eres parte del cuerpo de Cristo, tu eres el templo. No puedes visitar un lugar que tú mismo eres.

EDIFICADOS PARA HABITACIÓN Y MANIFESTACIÓN

Efesios 2. 21-22 dice: “Estamos cuidadosamente unidos en él y vamos formando un templo santo para el Señor. 22 Por medio de él, ustedes, los gentiles, también llegan a formar parte de esa morada donde Dios vive mediante su Espíritu.”

La intención de Dios es tener una morada donde El habitar y poder manifestarse a los hombres. Nosotros, estamos siendo convertidos en un templo santo, una morada donde a través de Su Espíritu Él pueda morar, pero no tan solo eso, desea que seamos el Medio por el cual El también poder manifestarse a los Hombres. Que emocionante saber, que hemos sido escogidos, no para viajar las naciones o conquistar el mundo, sino para ser MORADA y manifestar al que vive en nosotros.

Cristo es la Piedra Angular y juntamente nosotros como Piedras Vivas vamos formando un edificio espiritual donde Dios le place hacer morada. Pablo lo afirma en 1 Co 3.16 NTV – “¿No se dan cuenta de que todos ustedes juntos son el templo de Dios y que el Espíritu de Dios vive en ustedes?” Todos Juntos, no ministerios fragmentados e individualistas, sino TODOS JUNTOS somos el TEMPLO y a su vez MORADA.

Por eso, siempre me he preguntado: ¿Cómo puede una Piedra Viva manifestar a Dios fuera de la estructura? En otras palabras, ¿cómo es posible que seas parte del Cuerpo y no quieras congregarte con el Cuerpo? ¿Podrás pertenecer a algo de lo cual no participas? La no necesidad o la falta de deseo en congregarte no es una decisión sino una manifestación de tu realidad. Imposible que las Piedras Vivas no deseen complementarse con el resto de las Piedras Vivas.

BENDICIONES

Subscribe
Notificame de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments