El Hombre Natural y el Hombre Espiritual

14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. 16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo. 1 Corintios 2.14–16 RVR60

Seis sabios y un elefante

Hay asuntos que se van iluminando en el transcurso de nuestra vida y crecimiento espiritual. Hace poco, corregía en amor a alguien que comentaba sobre los errores que había creido en el pasado, pero que ahora estaban siendo traídos a una “nueva verdad”. Le dije que no había error en lo que le habían enseñado, sino que había escases de iluminación, por lo que la percepción del todo no estaba clara y estaba fundamentada en una revelación limitada.

Esto me recordó una historia que hacia tiempo había leído y que relata de la siguiente manera: 

“En la Antigüedad, vivían seis hombres ciegos que pasaban las horas compitiendo entre ellos para ver quién era el más sabio. Exponían sus saberes y luego decidían entre todos quién era el más convincente.

Un día, discutiendo acerca de la forma exacta de un elefante, no conseguían ponerse de acuerdo. Como ninguno de ellos había tocado nunca uno, decidieron salir al día siguiente a la busca de un ejemplar, y así salir de dudas.

Puestos en fila, con las manos en los hombros de quien les precedía, emprendieron la marcha enfilando la senda que se adentraba en la selva. Pronto se dieron cuenta que estaban al lado de un gran elefante. Llenos de alegría, los seis sabios ciegos se felicitaron por su suerte. Finalmente podrían resolver el dilema.

El más decidido, se abalanzó sobre el elefante con gran ilusión por tocarlo. Sin embargo, las prisas hicieron tropezar y caer de bruces  contra  el costado del animal. “El elefante  –exclamó– es como una pared de barro secada al sol”.

El segundo avanzó con más precaución. Con las manos extendidas fue a dar con los colmillos. “¡Sin duda la forma de este animal es como la de una lanza!”

Entonces avanzó el tercer ciego justo cuando el elefante se giró hacía él. El ciego agarró la trompa y la resiguió de arriba a abajo, notando su forma y movimiento. “Escuchad, este elefante es como una larga serpiente”.

Era el turno del cuarto sabio, que se acercó por detrás y recibió un suave golpe con la cola del animal, que se movía para asustar a los insectos. El sabio agarró la cola y la resiguió con las manos. No tuvo dudas, “Es igual a una vieja cuerda” exclamo.

El quinto de los sabios se encontró con la oreja y dijo: “Ninguno de vosotros ha acertado en su forma. El elefante es más bien como un gran abanico plano”.

El sexto sabio que era el más viejo, se encaminó hacia el animal con lentitud, encorvado, apoyándose en un bastón. De tan doblado que estaba por la edad, pasó por debajo de la barriga del elefante y tropezó con una de sus gruesas patas. “¡Escuchad! Lo estoy tocando ahora mismo y os aseguro que el elefante tiene la misma forma que el tronco de una gran palmera”

La realidad del caso es que todos tenían razón de acuerdo a la parte que pudieron percibir del elefante.  Aplicado a la vida espiritual,  la iluminación que recibimos irá de acuerdo con aquello que podemos percibir en el espiritu. Pronto será revelado a todos en la medida en que seamos llevados a la medida del varón perfecto, Cristo.

“La iluminación que recibimos irá de acuerdo con aquello que podemos percibir en el espiritu.”

Lo espiritual se entiende por lo espiritual

La biblia establece que lo espiritual se discierne espiritualmente( 1 Corintios  2.14) y que el hombre natural no puede entender las cosas del espiritu por que le resultan locura.

Esto nos lleva a una  pregunta ¿quién es el Hombre Espiritual y quién es el hombre Natural?

En Génesis 2.7 dice que luego de Dios haber creado al hombre a su imagen y semejanza dice que sopló sobre el aliento de Vida y Adán vino a ser un ser viviente.

Cuando Dios sopló aliento de Vida, convirtió a Adán en un ser que contenía el mismo espíritu de Dios. Esto lo llevaba a un estado de unidad tal que habitaba conectado con Dios en Eden.

Adán era un ser viviente que contenía en si el soplo de vida en el. El Veía las cosas como Dios la veía. Cuando Dios vio que todo era en GRAN MANERA BUENO, Adán también veía todo BUENO.

Pero como ya sabemos, Adán comió del Árbol del conocimiento del Bien y del Mal, esto lo llevó a conocer tal como Dios conocía. Este conocimiento desconecto a Adán de su procedencia y Adán murió. La muerte lo llevó a tres cosas:

      1. Esconderse de Dios.
      2. Justificar en lugar de asumir(La mujer que me diste)
      3. Cambiar la manera de ver las cosas. Ahora Adán veía en base a su función y no en base al propósito

El nacimiento del hombre natural

De la desobediencia de Adán surgió un nuevo hombre, el Hombre Natural. Mientras Adán y Eva habitaban en Edén (dimensión espiritual) estaban espiritualmente conectados con Dios en una atmósfera de perfección, fuera de Edén se convirtierón en el “Hombre natural”

Pablo habla de este hombre natural.

14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 1 Corintios 2.14 RVR60

¿Cuáles son las carácterísticas de este “Hombre Natural”?

      1. El hombre natural no entiende las cosas que son del Espíritu.
      2. El hombre natural se mueve por lo que ve, es sensorial, en otras palabras, se mueve por medio de las emociones y no por medio de la fe.
      3. El hombre natural todo lo ve desde su punto de vista, tiene opiniones personales para todo
      4. Se mueve en la lógica.
      5. El hombre Natural es capaz de ser bueno, hacer cosas buenas, ayudar y ser ejemplo en la sociedad, pero vive desconectado de Dios.

“Hacer cosas buenas no te hace espiritual”

Pero sabemos que los hijos de Dios no se mueven por sus sentidos, por que ya no son naturales sino que son espirituales, ya no caminan por lo que sienten sino por lo que saben, no caminan por lo que ven sino por lo que no se ve, no caminan percibiendo olores sino que ellos se han convertido en olor fragante delante de todos y no abren su oído a cosas vanas por que solo escuchan aquello que viene de la Vida en el Espíritu

El Hombre Natural está descrito en Romanos 1.28-32

28 Por pensar que era una tontería reconocer a Dios, él los abandonó a sus tontos razonamientos y dejó que hicieran cosas que jamás deberían hacerse.

29 Se llenaron de toda clase de perversiones, pecados, avaricia, odio, envidia, homicidios, peleas, engaños, conductas maliciosas y chismes.

30 Son traidores, insolentes, arrogantes, fanfarrones y gente que odia a Dios. Inventan nuevas formas de pecar y desobedecen a sus padres.

31 No quieren entrar en razón, no cumplen lo que prometen, son crueles y no tienen compasión.

32 Saben bien que la justicia de Dios exige que los que hacen esas cosas merecen morir; pero ellos igual las hacen. Peor aún, incitan a otros a que también las hagan.

El Hombre natural está discapacitado emocionalmente. La palabra “natural” viene de una palabra que en el original se relaciona con la psiquis o la mente, el alma y las emociones.

¡Pero Gloria a Dios por esa Cruz, por que el instrumento de tortura y vergüenza Dios lo transformó en el medio de salvación y restauración y el nacimiento del Hombre Espiritual por medio de Cristo!

En aquella cruz había un proceso de parto. En aquella cruz no había muerte sino que se estaba dando el escenario para que surgiera un nuevo tipo de vida. En aquella Cruz mientras la semilla moría, se estaba preparando el terreno donde nacería un nuevo tipo de Hombre, Pablo le llama el hombre espiritual.

“El hombre natural está discapacitado emocionalmente, pero el espiritual está capacitado en su propio espiritu”

El Hombre Espiritual

15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. 16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

1 Corintios 2.15–16 RVR60

La palabra juzgar en el original es “anakrino” que significa escudriñar hasta conocer la verdad. El espiritual, aquel que ha nacido en Cristo, escudriña hasta conocer la verdad no desde sus emociones o mente sino desde su espiritu que ha sido unido en un solo espiritu con Cristo. No usa lo que siente sino la mente de Cristo.

Ya no operamos desde nuestras emociones sino que las sometemos a la mente que nos domina. El Hombre espiritual es el que ha nacido de la Cruz y ha entrado en Reino del Hijo.

La cruz nos reconectó con Dios

La cruz te lleva a un nuevo nacimiento y Cristo te imparte su de su propio espíritu. Adán era un ser viviente pero Cristo es el Espiritu que da Vida. Esta acción te reconecta con el Padre y te lleva de vuelta a la dimensión del Eden.

Cristo trajo libertad a aquellos que creen en El y puso de Su espiritu en ellos. Los que han nacido de nuevo ya no tienen que hacer lo que el Hombre natural desea hacer, por que estos están gobernados por el Espiritu de Cristo.

En Romanos 8.12- 17 encontramos está poderosa verdad sobre el Hombre Espiritual:

12 Por lo tanto, amados hermanos, no están obligados a hacer lo que su naturaleza pecaminosa los incita a hacer;

13 pues, si viven obedeciéndola, morirán; pero si mediante el poder del Espíritu hacen morir las acciones de la naturaleza pecaminosa, vivirán.

14 Pues todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.

15 Y ustedes no han recibido un espíritu que los esclavice al miedo. En cambio, recibieron el Espíritu de Dios cuando él los adoptó como sus propios hijos. Ahora lo llamamos «Abba, Padre».

16 Pues su Espíritu se une a nuestro espíritu para confirmar que somos hijos de Dios.

17 Así que como somos sus hijos, también somos sus herederos. De hecho, somos herederos junto con Cristo de la gloria de Dios; pero si vamos a participar de su gloria, también debemos participar de su sufrimiento.

Fuimos reconectados!

Cristo nos reconectó con la fuente y ahora fluye a través de sus hijos. Ahora somos espirituales no por lo que hacemos sino por que Cristo nos habita. Espiritual no es el que ora más, o ayuna más o predica más sino que son los hijos que cargan el mismo Espiritu de Cristo, dentro de aquellos al que el Espiritu se les unió con su espiritu.

Pastor Alex Strubbe

Si este Artículo ha sido de Bendición agradecemos tu aportación, la misma servirá para mantener la página abierta. Gracias. Puedes enviar tu ofrenda por Pay pal AQUÍ

O Via Ath Movil al 787-315-6422

Con Visa o Tarjeta de Crédito Aquí

Subscribe
Notificame de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments