Grato Olor en Cristo

“Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. 15Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden; 16a éstos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquéllos olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿quién es suficiente? 17Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino que, con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo.” 2 Co 2.14–17

Uno de los aspectos más importantes en nuestro crecimiento espiritual, es poder entender lo que somos en Cristo. Por mucho tiempo, los creyentes han vivido como personas incompletas. Viven un evangelio lleno de frustraciones, desengaños, traiciones e incluso de desaliento.

“Ellos vivían en las verdades ganadas por Cristo en la resurrección, ellos descansaban en las Palabras de Cristo: “Consumado es”.”

Sin embargo, cuando vemos a los primeros cristianos, notamos que mientras eran perseguidos, torturados y arrestados, ellos no daban un paso atrás, al contrario, buscaban formas de motivarse y alentarse para continuar con la expansión del evangelio. No vemos que entraban en estrategias humanas, sino que descansaban en la guía del Espíritu. ¿Qué era lo que los llevaba a continuar sin desmayar? ¡Su identidad!

No era una identidad de concilio o denominación, sino que era una Identidad basada en la vida, crucifixión y resurrección de Cristo. Ellos conocían lo que había pasado en la Cruz, ellos vivían en las verdades ganadas por Cristo en la resurrección, ellos descansaban en las Palabras de Cristo cuando dijo “Consumado es”.

Ellos habían comprendido que los procesos y situaciones no venían con la intención de destruir sino de formar. Ellos entendían que su victoria estaba en la victoria de Cristo. Ellos no tenían que hacer cartografía espiritual, ni hacer “guerra espiritual”, ellos caminaban en la Victoria de Cristo en la Cruz.

Cuando Cristo triunfó en la Cruz del Calvario, estaba pensando en ti y en mi. Estaba estableciendo que Su victoria iba a ser tu victoria. El día que te convertiste a Cristo, ese día naciste de nuevo, ese día la victoria de Cristo te fue impartida a tu vida y por consiguiente a la vida de la Iglesia.

LA VICTORIA ES ESTAR EN CRISTO

2 Cor 2.14 “Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento.”

La imagen que tenía Pablo era la del ejército Romano al llegar de la guerra. Ellos tenían una costumbre, al ganar una guerra, el general victorioso encabezaba un desfile por las calles principales de la capital, llevando consigo a cautivos que había capturado durante la batalla militar; también llevaban al rey o al gobernador del territorio vencido.

Cuando entraba el general victorioso a la cabeza de sus legiones, la gente echaba flores por el camino, mientras que los sacerdotes paganos movían sus incensarios en acción de gracias a Júpiter y Marte por la victoria otorgada. Además del ejército victorioso y los ya mencionados, había dos grupos más.

“Los Ministros Competentes del Nuevo Pacto son aquellos que han entendido que la Victoria de Cristo te hizo un cautivo de El”

Primero, estaban los reyes o jefes que voluntariamente se rendían a las fuerzas romanas; a este grupo se le había perdonado la vida y ellos marchaban libres delante del carro del vencedor para luego volver a sus patrias, muchas veces para asumir su puesto anterior, pero al servicio del imperio romano.

El otro grupo era el que había resistido; los de este grupo caminaban detrás del carro, cargados de cadenas porque estaban sentenciados a morir.

La Nueva Traducción Viviente lo dice de esta manera:

“Así que, ¡gracias a Dios!, quien nos ha hecho sus cautivos y siempre nos lleva en triunfo en el desfile victorioso de Cristo. Ahora nos usa para difundir el conocimiento de Cristo por todas partes como un fragante perfume.” 2 Cor 2.14

Pablo se veía como un cautivo dentro del desfile victorioso de Cristo. Pero se veía como un cautivo de los que iban al frente, de los que se habían rendido y ahora disfrutaban del perdón y la liberad otorgada por el General Victorioso.

Los Ministros Competentes del Nuevo Pacto son aquellos que han entendido que la Victoria de Cristo te hizo un cautivo de El, pero no de los que van atrás encadenados, sino de los que van al frente, aquellos que brincan y saltan en libertad y guiados por el guerrero vencedor.

TÚ FUISTE VENCEDOR ANTES DE NACER

El día que Cristo murió, ese día fuiste constituido vencedor. Lo que pasa es que no lo sabes hasta que vienes a El y se aplica su victoria.

Col 2.13–14 (NVI) 13 Antes de recibir esa circuncisión, ustedes estaban muertos en sus pecados. Sin embargo, Dios nos dio vida en unión con Cristo, al perdonarnos todos los pecados 14 y anular la deuda que teníamos pendiente por los requisitos de la ley. Él anuló esa deuda que nos era adversa, clavándola en la cruz. 15 Desarmó a los poderes y a las potestades, y por medio de Cristo los humilló en público al exhibirlos en su desfile triunfal.

En ese desfile triunfal estábamos tú y yo contenidos en Cristo, el mismo día en que se desarmó al enemigo, ese día se te dio a ti la victoria. La victoria no es algo que tu obtienes sin algo que ya se te entregó.

Ef 2.4–6 – 4 Pero Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto 5 que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. (¡Es sólo por la gracia de Dios que ustedes han sido salvados!) 6 Pues nos levantó de los muertos junto con Cristo y nos sentó con él en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo Jesús.

Usted no había nacido y ya había sido levantado de los muertos, ya tenía la vida en Cristo, solo que esa vida aún no se había manifestado en usted, porque aun usted no había creído.

¡Usted no existía en el mundo, pero ya existía en Cristo, por eso es por Gracia, ya él te había dado todo y tú no habías hecho nada!!!! Por eso no te puedes gloriar en que buscaste de Dios, fue El, el que te reveló Su propósito Eterno en ti.

Tu no pensaste en El, Él siempre estuvo pensando en ti. Espero muchos años para ver Su obra realizada y cumplida. ¡Estuviste en la mente del Creador!!! Uffff!!!

NO TAN SOLO ESTUVISTE EN SU MENTE, SINO QUE TE HACE OLOR FRAGANTE

Si estábamos muertos no olíamos bien. Conocerán a un muerto por su olor. Pero conocerás a un Ministro Competente del Nuevo Pacto porque Dios lo ha hecho OLOR FRAGANTE. Cuando la Victoria de Cristo es manifestado a través de su Iglesia, producirá orgánicamente un efecto en otros.

Cuando alguien usa perfume, deja impregnado el ambiente con la fragancia de ese perfume. No es que produzcamos ese olor, sino que nos aplicamos ese olor.

“No puedes producir el olor Real de Cristo, a no ser que cargues a Cristo dentro.”

Cuando me aplico(entiendo) la Victoria de Cristo, el ambiente en mi casa va a cambiar para bien, el ambiente en trabajo será afectado, mis familiares serán afectados para bien, la atmosfera será afectada no por quien soy sino por quien yo cargo. Cristo tiene que ser manifestado tan poderosamente a través de ti que en todo lugar dejes el olor de su conocimiento.

No puedes producir el olor Real de Cristo, a no ser que cargues a Cristo dentro. Si lo intentas por tus fuerzas estas operando en la falsedad, en el engaño, en la imitación. La religiosidad produce un perfume imitación barata. EU de Toilet

¡Deja que Cristo sea tu perfume original!!!

HUELES A VICTORIA, HUELES A CRISTO

En el desfile de la victoria, cuando el sacerdote llevaba el incienso que aclamaba al héroe victorioso resultaba ser “olor de muerte” para los rebeldes condenados, mientras que el mismo incienso era un “olor fragante” para los perdonados

Dios nos constituyó a ti y a mi ese incienso:

15 Nuestras vidas son la fragancia de Cristo que sube hasta Dios, pero esta fragancia se percibe de una manera diferente por los que se salvan y los que se pierden. 16 Para los que se pierden, somos un espantoso olor de muerte y condenación, pero para aquellos que se salvan, somos un perfume que da vida.

Muchos se incomodarán con lo que Dios manifiesta a través de ti y otros se gozaran y se alegraran. Dios quiere que entendamos que nuestro diseño es manifestar el Olor de Su conocimiento en todo lugar que vayamos. Mientras más huelas a Cristo, más acercaras a los que han de ser salvos y los perdidos tratarán de alejarse de ti. Pero no te alejes, de los que te rechazan, tu olor a victoria es más grande que el olor de su derrota.

¡Hueles a Victoria! ¡Ya estas capacitado, ya eres apto para caminar, no con la cabeza baja, sino en victoria! Cristo triunfó, exhibió y desarmó a tus enemigos Su victoria te hace caminar en Victoria. Solo permite que el Olor fragante de Cristo sea manifestado a través de ti.

Pastor Alex Strubbe 

Si éste blog ha sido de bendición y deseas sembrar en el mismo, puedes hacerlo a paypal.me/alexstrubbe

Subscribe
Notificame de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments