No des lo santo a los perros – Un consejo de Inversión en otros

Este escrito aunque va dirigido mayormente a líderes y pastores, puede ser aplicados a todas nuestras relaciones personales.

Son principios gobernantes de la nueva vida en Cristo. Cuando la gente dudaba de Jesús, él no se iba detrás de ellos a rogarle que no se fueran, al contrario en una ocasión le dijo a sus discipulos “y ustedes también quieren irse”. Jesucristo sabía lo valioso del tiempo y la “inversión”.

»No les den lo que es santo a los perros, pues se irán contra ustedes y los morderán. No les tiren tampoco perlas finas a los cerdos, pues lo único que ellos harán es pisotearlas.”
Mateo 7:6 PDT

Uno de los mayores retos que podemos encontrar es la inversión de nuestros recursos y tiempo. Pablo decía que deberíamos redimir bien el tiempo.

La mayordomía es una acción compartida, es un asunto colectivo pero que opera desde la responsabilidad del individuo. Desde esa mayordomía “individual” tenemos que aplicar principios eternos que nos hagan aprovechar bien el tiempo.

Las personas se acercarán a nosotros con diversas intensiones y de acuerdo a la intensión será el beneficio de crecimiento para ambos.

Pablo le dijo a Timoteo: “Has escuchado mis enseñanzas confirmadas por muchos. Ahora enséñaselas a personas dignas de confianza, que a su vez puedan enseñárselas a otros.”
2 Timoteo 2:2 PDT

Timoteo debía identificar personas “dignas de confianza” y que éstas pudieran enseñar a otros. Es una combinación entre confianza y el don de enseñar. La ausencia de una de ellas trae problemas de transmisión.

El Proverbio que escribí arriba precisamente habla de cuando no tenemos ese discernimiento de ver en quien depositamos y compartimos nuestra mayordomía de la Palabra.

Nada resulta más agotador que haber invertido el tiempo en personas que terminan “mordiéndo y “pisoteando” lo que con amor se trató de sembrar y administrar. Aún cuando sabemos que no es en vano lo que hacemos, no deja de crear un efecto agotador.

Debemos discernir la intensión de aquellos que se acercan y saber administrar la medida de inversión que ellos sabrán valorar. Es el consejo de Pablo a Timoteo: Identifica a través de la pasión, el fruto del Espíritu, el compromiso, la responsabilidad, la fidelidad, la comprensión, la sinceridad, la disciplina, la enseñanza, el delegar, confiar y la obediencia quienes pueden valorar lo Santo y las Perlas.

Enseña a todos, invierte en todos, sin temor, pero justo hazlo consciente de la medida que corresponda a cada uno.”

Pastor Alex Strubbe 787-315-6422

Para ayudarnos a sostener éste Blog puede hacer una ofrenda voluntaria Aquí

Subscribe
Notificame de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments