El Peligro de la Manipulación I: El ungido de Dios

Este es el primer artículo de una serie Titulada “El Peligro de la Manipulación” en la que tocaré temas relacionados a como la manipulación esta manteniendo cautiva el pueblo de Dios, no permitiéndoles disfrutar de las riquezas y libertad en Cristo. Pastor Alex Strubbe

Quiénes de nosotros no ha escuchado las frases: “cuidado con el ungido de Dios” o “Ay de aquel que levanta su voz contra su Ungido” y otras frases similares. Estas frecuentemente son aplicadas a líderes, pastores o personas que se encuentran en un lugar de influencia. Frases como estas crean cierto temor y “respeto”, pero aún más, exponen a la congregación a una evidente y peligrosa manipulación.

Cuando este tipo de pensamiento se apodera de una congregación, el líder o pastor, puede implantar doctrinas, ideas y proyectos que nunca serán cuestionados, aunque sean contrarios al Reino, la Gracia y el Nuevo Pacto. Esto es peligroso, ya que puede elevar al pastor o líder a una posición casi intocable y de infalibilidad. Lo que lo ubicaría en una posición propensa al abuso del liderazgo lo cual es contrario a lo establecido en la Palabra.

El Concepto: Ungido de Dios

Para sustentar esta frase, se suele utilizar citas tomadas del Antiguo Testamento. Por ejemplo, cuando David pudo haber matado a Saul dice en 1º Samuel 24.6 (RVR60) 6Y dijo a sus hombres: Jehová me guarde de hacer tal cosa contra mi señor, el ungido de Jehová, que yo extienda mi mano contra él; porque es el ungido de Jehová. En 1º Samuel 26.23 (RVR60) dice: 23Y Jehová pague a cada uno su justicia y su lealtad; pues Jehová te había entregado hoy en mi mano, mas yo no quise extender mi mano contra el ungido de Jehová.

“Una vez  que alguien era ungido, el pueblo reconocía que Dios lo había elegido por lo tanto era considerado una afrenta atentar contra el o ellos.”

La palabra ungido en el Antiguo Testamento, era aplicada a una persona que era consagrada para una función especial, a esta se le vertía aceite sobre la cabeza, implicando la elección y aprobación de Dios (Swanson, J. (2014)). En el original se usa la palabra “mā∙šîaḥ” la cual es la misma utilizada para denominar al Mesías en el libro de Daniel.

La costumbre era ungir a los reyes y personas para señalarles como teniendo una autoridad o función especial. Una vez que alguien era ungido, el pueblo reconocía que Dios lo había elegido por lo tanto era considerado una afrenta atentar contra el o ellos.

Esta idea es la que ha llegado hasta nuestros tiempos y ha dominado el pensamiento de la “Iglesia” actual. Por eso, hoy en día, cuando en una ceremonia se unge a alguien con aceite, lo vemos como una persona escogida por Dios y con autoridad. Incluso, algunos llegan hasta pensar que estos están en un lugar privilegiado delante de Dios. Este pensamiento erróneo es el causante de que muchos pastores sufran de desgaste emocional, físico y espiritual, al no poder con las demandas impuestas por la congregación(este tema será tocado próximamente).

“Este pensamiento erróneo es el causante de que muchos pastores sufran de desgaste emocional, físico y “espiritual”, al no poder con las demandas impuestas por la congregación”

La pregunta que debemos hacernos es: ¿estará vigente en el Nuevo Pacto el pensamiento del “Ungido de Dios”?

En el Nuevo Pacto: ¿quién es ungido?

Curiosamente en el Nuevo Testamento solo tres versículos mencionan la palabra ungido(Lc. 2.26, Lc. 4.18, Lc 7.46). Tres palabras diferentes son utilizadas en los versículos antes mencionados christos que pudiera traducirse Mesías, echrise que es ungir con aceite y eleipse que es ungir la piel para perfumar. En este ultimo es utilizado cuando aquella mujer ungió los pies de Cristo.

“un ungido era alguien que había sido escogido para una función especial”

Lucas 4.18 relata el momento en que Cristo lee las escrituras en Isaías donde decía: “El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido (echrise) para dar buenas nuevas a los pobres…” y termina diciendo: “Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.” Lc 4.21 (RVR60). Cristo estaba citando una profecía del Antiguo Testamento que se estaba cumpliendo en su persona. Cristo era el ungido que venía a traer las buenas nuevas(Evangelio) a los pobres(necesitados), a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor. No olvidemos que un ungido era alguien que había sido escogido para una función especial. ¡Esa era su misión!

“El Ungir a una persona, incluso a cosas no es una práctica del Nuevo Pacto, al contrario, es una sombra cumplida en Cristo”

El Nuevo Testamento presenta a Cristo como el verdadero y único ungido. Pablo dice que en las escrituras (Antiguo Testamento) había sombras que fueron manifestadas y cumplidas en Cristo. El ungir era una de ellas, por eso al cumplirse en Cristo, no vemos que se haya vuelto a realizar ni por Cristo ni por ninguno de los Apóstoles. El Ungir a una persona, incluso a cosas no es una práctica del Nuevo Pacto, al contrario, es una sombra cumplida en Cristo.

El ungido del Señor

El versículo que me queda es Lucas 2.25-26 y habla de Simeón.  “Y he aquí había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él. Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor” A Simeón le había sido revelado que el vería al UNGIDO DEL SEÑOR antes de morir. Un versículo más adelante el mismo Simeón dice: “Ahora despídeme a tu siervo en paz, conforme a tu palabra” Simeón llegó a ver al UNGIDO DEL SEÑOR.

Como vemos, el verdadero UNGIDO DEL SEÑOR no es el Apóstol, pastor, evangelista, profeta o maestro, sino Cristo. Tratar a un líder como el único y exclusivo UNGIDO es una falta de conocimiento y una falta de respeto al Cuerpo de Cristo.

“El verdadero UNGIDO DEL SEÑOR no es el Apóstol, pastor, evangelista, profeta o maestro, sino Cristo”

En otras palabras, el ser ungido no es un asunto de una sola persona a la que le tengamos que rendir pleitesía, hacer todo lo que dice que hagamos (aunque sepamos que es contrario a la Escritura), creer todo lo que dice y respaldar todo lo que se emprende. Esto es idolatría. Debemos respetar las funciones que Dios ha dado en el cuerpo, siempre tomando en cuenta lo que dice la Palabra. Honremos a los pastores, sometámonos los unos a otros en amor, seamos Iglesia.

Dios no unge personas en este tiempo

Dios no tiene necesidad de ungir personas, ya el Ungió a Cristo. En el Nuevo Pacto, no somos ungidos para una función, sino que somos beneficiarios del UNGIDO. En otras palabras, todos los que están en Cristo son ungidos por Dios a traves de Cristo. Pablo lo dice de esta manera en 2 Co 1.21–22: “Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios, 22el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.” La palabra usada es eleipse, ungir la piel para perfumar o cuidar.

Al Cristo ser el verdadero Ungido de Dios y al nosotros estar escondidos con Cristo en Dios(Col 3.3) y al Ungido vivir en nosotros,  podemos participar de su Unción, de su Misión, llamado, autoridad y propósito: traer las buenas nuevas a los pobres, a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor.

La Iglesia es Ungida porque es el Cuerpo del Ungido. Por eso,  no hay necesidad de ungir con aceite lo que ha sido ungido por el mismo Dios. Recuerda, solo hay un UNGIDO DE DIOS: Cristo.

 

Bendiciones.

Subscribe
Notificame de
guest
1 Comment
Antiguos
Recientes Mas votados
Inline Feedbacks
View all comments
Alexis figueroa
Alexis figueroa
4 Años ago

Dios esta trayendo orden a su reino en la tierra. La manipulacion con la que algunas iglesias mantienen cautivos al pueblo de Cristo esta puesta al descubierto. No es con pactos de finanzas, no es con trabajo por el ministerio, no es con sujecion al ungido. Es con poder de Dios manifestado a travez del Espiritu Santo.