Planificados

28Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. 29Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos… Romanos 8.28-29

El problema de muchas personas y de la iglesia en general es que no conocen para qué estan aquí en la tierra. Nos han enseñado que una vez nos convertimos debemos orar por que Dios nos de un ministerio. Comenzamos a asisitir a todos los cultos, actividades, conciertos, estudios bíblicos, conferencias de matrimonios, entre otras actividades requeridas  por la congregación o concilio. Y al pasar el tiempo nos encontramos tan ocupados que olvidamos cuál fue el propósito de nuestra salvación. Por eso hay tantos líderes en las congregaciones que están agotados, desanimados y han caido en rutinas que han hecho que el “ministerio” se convierta en una gran carga.

Entonces debemos verificar bien si nuestras intenciones están alineadas al propósito de Dios o simplemente nos encontramos cumpliendo una lista de requisitos. Para esto debemos primero entender que fuimos planificados por Dios. No es el concilio el que determina lo que somos sino Dios por medio de Cristo.

“No es el concilio el que determina lo que somos, sino Dios por medio de Cristo.”

Dios nos conoció antes que incluso existiera el universo:

Millones y millones de años atrás Dios pensó en ti. En otras palabras Dios te soñó y te formó en la eternidad, tu nacimiento en la tierra simplemente reveló lo que Dios ya había visto en la eternidad. La palabra original para Conoció es “proginosko” y significa estar familiarizado con alguien mucho antes de conocerlo o antes de la reunión. “Ginosko” es conocimiento por experiencia, es lo que tenemos nosotros con Dios, vamos conociendo y luego lo experimentamos.

Pero Dios tuvo un “proginosko”, primero te experimentó, te saboreo, te disfrutó y luego te dio a conocer. Eres creado y planificado en la mente de Dios, luego eres manifestado en la tierra. Desde que eres manifestado Dios comienza a buscarte, comienza a perseguirte para que cumplas el propósito para el que fuiste diseñado.

“Desde que eres manifestado Dios comienza a buscarte, comienza a perseguirte para que cumplas el propósito para el que fuiste diseñado.”

No tan solamente Dios te conoce de antemano, sino que te envía con un destino

Dios te pone en la tierra con un propósito, el problema es que hemos confundido el propósito con “función” o “llamado”. De ahí que pensemos que nuestro “propósito” es grabar un CD, escribir un libro, llegar a las naciones, ser Pastor, Evangelista, predicador, entre otros. Esto ha llevado a que en muchas congregaciones exista una carrera interminable por llegar a la plataforma(altar). Por eso existe tanta gente con llamado, pero sin propósito. El que estés active en una congregación no significa que estés cumpliendo Su propósito.

En Romanos 8.29, Pablo dice: “Porque a los que antes conoció, también los predestinó…”

En otras palabras, Dios nos conoció de antemano pero también nos predestinó. Predestino es una palabra compuesta de pre (antes) y destino (fin o meta) , entonces predestinar es conocer la meta o destino de antemano. La predestinación, no se trata de si los hombres son salvos o no, se trata de cuál era la meta, el propósito, el fin de Dios con todo lo que él creó. Predestinar es determinar algo antes que suceda. Designar, limitar, fijar, establecer una frontera de tiempo y espacio. Lo que Dios hizo fue que estableció la frontera o límite al cual debemos llegar y esto lo hizo de antemano, desde la eternidad. Dios puso primero cual iba a ser la meta y luego creó al mundo.

Fuimos predestinados a ser conformes:

Romanos 8.28 “…para que fuesen hechos conformes a la imagen de Su hijo…”

Ser “conforme” es tener la forma de algo o alguien. Entonces, Dios nos conoció desde la eternidad y desde esa eternidad fijó la meta o propósito para nuestras vidas , la cual no está relacionada  con lo que yo pueda lograr o con cuanto Dios me use o con alguna posición en la congregación,  sino con cuan conforme sea a la imagen de Cristo.

Según el diccionario ser CONFORME es ser similar en esencia, representación y naturaleza. Ser de la misma forma, semejante en carácter. Dar el aspecto, la estructura, los rasgos que caracterizaran algo. Es configurar, ajustar la forma, el aspecto o estructura de una cosa con otra.  Fuimos escogidos para ser configurados a la Imagen de Cristo.  Es ser de la misma esencia, el mismo carácter, la misma naturaleza que Cristo

“La predestinación es que fuimos diseñados para ser ajustados en todas las áreas de nuestras vidas y ser semejantes a Cristo”

La predestinación es que fuimos diseñados para ser ajustados en todas las áreas de nuestras vidas y ser semejantes a Él. No es ser semejante al pastor, ni al ministro, ni al apóstol, ni incluso a tus padres, es ser semejante a Cristo.

No fuimos conocidos, diseñados, revelados y predestinados para ser buenos cristianos o buenos esposos, o buenas personas, buenos ministros o buenos pastores o buenos músicos o buenos cantantes. ¡Fuimos conocidos, diseñados, revelados y predestinados para ser como Cristo, para que nuestra forma deje de ser nuestra forma y sea la forma de Cristo!

El mayor fracaso de una persona es esforzarse en ser alguien el  cual no fue destinado a ser. Dios no quiere cristianos, él quiere personas que se parezcan a SU hijo, porque el Hijo es la Imagen del Dios viviente.

“Dios no quiere cristianos, él quiere personas que se parezcan a SU hijo, porque el Hijo es la Imagen del Dios viviente.”

¿Cómo somos transformados en Cristo?

2 Corintios 3:18 – 18Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

El ser conformes a Cristo no es un asunto de nuestras propias fuerzas. No es a través de nuestras obras, oraciones, ayunos y asistencia al culto. Sino, es el resultado de nuestra Nueva Naturaleza en Cristo. Es a través de la Gracia que somos transformados de Gloria en Gloria en la misma imagen por medio del Espíritu del Señor. Nuestro propósito no es ser pastor, predicador o profeta (eso son funciones), nuestro propósito es que seamos imagen de Cristo en la Tierra.

Pablo decía:

¡Oh mis hijos queridos! Siento como si volviera a sufrir dolores de parto por ustedes, y seguirán hasta que Cristo se forme por completo en sus vidas. Gl 4.19 NTV

 

Subscribe
Notificame de
guest

2 Comments
Antiguos
Recientes Mas votados
Inline Feedbacks
View all comments
Mariely Cosme
Mariely Cosme
5 Años ago

?….un artículo para compartir …. Bendiciones Alex